domingo, 5 de abril de 2009

UN MUSEO SUBACUÁTICO EN ALEJANDRÍA

Este proyecto prevé albergar los tesoros arqueológicos descubiertos estos últimos años en la bahía de esta famosa ciudad egipcia y, si llega a realizarse, los visitantes podrán sumergirse literalmente en la Antigüedad. Situado cerca de la Biblioteca, constaría de dos partes: un ágora a flor de agua, unida a la costa, albergaría la parte del museo dedicada al almacenamiento, estudio y tratamiento de los vestigios. La segunda parte, sumergida, se apercibiría gracias a cuatro grandes velas que aflorarían a la superficie del agua. Los visitantes recorrerían un pasillo submarino hasta llegar a una especie de anillo con salas de exposición temáticas en las que se mostrarían objetos sacados del agua. En el centro del anillo, un patio acuático mostraría las obras que no se hubiesen podido extraer del fondo del mar.

Jacques Rougerie habla de su proyecto haciendo un croquis. Con un trazo de lápiz, el edifico futurista cobra vida ante nuestros ojos. “Aquí –dice– estará la columna central por la que va a entrar la luz y el agua estará filtrada en un 50% para hacerla más transparente, sin que por ello el lugar pierda su ambiente misterioso”. Desde el museo también se podrá ver cómo los arqueólogos trabajan en este sitio submarino, que es uno de los más ricos del mundo en vestigios de la Antigüedad. “Hay que imaginarse a Cleopatra en este lugar. No estamos en el ámbito de la reconstitución, sino en el lugar mismo de la aventura humana”.

El Correo de la UNESCO: Un museo que da el vértigo de las profundidades

Via: TERRA ANTIQVA