martes, 5 de agosto de 2008

DE LOS CARACTERES DE TEOFRASTO: XIV La torpeza

ΑΝΑΙΣΘΗΣΙΑΣ ΙΔ'

Ἔστι δὲ ἡ ἀναισθησία, ὡς ὅρῳ εἰπεῖν, βραδυτὴς ψυχῆς ἐν λόγοις καὶ πράξεσιν, ὁ δὲ ἀναίσθητος τοιοῦτός τις, [2] οἷος λογισάμενος ταῖς ψήφοις καὶ κεφάλαιον ποιήσας ἐρωτᾶν τὸν παρακαθήμενον· Τί γίνεται; [3] καὶ δίκην φεύγων καὶ ταύτην εἰσιέναι μέλλων ἐπιλαθόμενος εἰς ἀγρὸν πορεύεσθαι. [4] καὶ θεωρῶν ἐν τῷ θεάτρῳ μόνος καταλείπεσθαι καθεύδων. [5] καὶ πολλὰ φαγὼν καὶ τῆς νυκτὸς ἐπὶ θάκου ἀνιστάμενος <ἀποπλανώμενος> ὑπὸ κυνὸς τῆς τοῦ γείτονος δηχθῆναι. [6] καὶ λαβών <τι> καὶ ἀποθεὶς αὐτός, τοῦτο ζητεῖν καὶ μὴ δύνασθαι εὑρεῖν. [7] καὶ ἀπαγγέλλοντος αὐτῷ, ὅτι τετελεύτηκέ τις αὐτοῦ τῶν φίλων, ἵνα παραγένηται, σκυθρωπάσας καὶ δακρύσας εἰπεῖν· Ἀγαθῇ τύχῃ. [8] δεινὸς δὲ καὶ ἀπολαμβάνων ἀργύριον ὀφειλόμενον μάρτυρας παραλαβεῖν. [9] καὶ χειμῶνος ὄντος μάχεσθαι τῷ παιδί, ὅτι σικύους οὐκ ἠγόρασεν. [10] καὶ τὰ παιδία ἑαυτοῖς παλαίειν ἀναγκάζων καὶ τροχάζειν [καὶ] εἰς κόπους ἐμβάλλειν. [11] καὶ ἐν ἀγρῷ αὐτὸς φακῆν ἕψων δὶς ἅλας εἰς τὴν χύτραν ἐμβαλὼν ἄβρωτον ποιῆσαι. [12] καὶ ὕοντος τοῦ Διὸς εἰπεῖν· † ἡδύ γε τῶν ἄστρων νομίζει, ὅτι δὴ καὶ οἱ ἄλλοι λέγουσι πίσσης † [13] καὶ λέγοντός τινος· Πόσους οἴει κατὰ τὰς Ἠριαίας [Meursius: Ἱερὰς] πύλας ἐξενηνέχθαι νεκρούς; πρὸς τοῦτον εἰπεῖν· Ὅσοι ἐμοὶ καὶ σοὶ γένοιντο.


XIV DE LA TORPEZA

La torpeza es, por así decirlo, una cierta lentitud del alma en palabras y en obras, y el torpe, un hombre tal como para sacar la suma, cuando está calculando con cuentas, y luego preguntar al que está a su lado: "¿Cuánto resulta?" Y si es perseguido en un proceso y ha de actuar en él, olvidarse y marchar al campo; y, siendo espectador en el teatro, quedarse solo por haberse dormido; y después de haber comido mucho por la noche, levantarse para ir al retrete y ser mordido por la perra del vecino; y habiendo recibido algo y habiéndolo guardado él mismo, buscarlo después y no poder encontrarlo; y al anunciársele, para que asista, que se ha muerto alguno de sus amigos, ponerse triste, echarse a llorar y decir: "¡ En buena hora!" Y es aficionado también a llamar testigos cuando recibe un dinero que se le debe; y en invierno reñir con el esclavo porque no ha comprado pepinos; y rendir de fatiga a sus hijos obligándoles a luchar y a correr; y, cociéndose él mismo una sopa de lentejas en el campo, echar dos veces sal en la olla y dejarla incomible; y cuando llueve Zeus decir...; y si le pregunta alguien: "¿Cuántos muertos crees que han pasado por las puertas Erieas?", contestarle: "Tantos como ójala nos vengan a ti y a mi".

Teofrasto: Caracteres, XIV

Versión de Manuel Fernández Galiano