sábado, 7 de marzo de 2009

MEME ¡¡S.O.S. CLÁSICAS!!

He recibido la invitación de una compañera de otra comunidad autónoma para participar en esta MEME que sigo con mucho gusto dado que la situación de nuestras materias es igual de precaria en todas partes por los mismos motivos.
Ocurre que la Consellería de Educación de esa Comunidad Autónoma está trabajando en la restructuración académica del Bachillerato. Como consecuencia de ello, las optativas asignadas a los departamentos de Latín y Griego, Fundamentos Léxicos y Referentes Clásicos, corren un verdadero peligro.
Yo por mi parte ya estoy cansado de tener que demostrar siempre lo evidente. Hay cosas que se defienden solas. Pero por lo visto nos guían los ciegos.
Transcribo parte del post de la compañera Lluïsa, que no tiene desperdicio, y lo suscribo en su totalidad.

"...Los de humanidades en general, y los de clásicas en particular, estamos cansados de tener que justificar continuamente nuestra presencia en el currículum, cansados de intentar hacer oír nuestra cada vez más impotente voz, cansados de intentar que oídos sordos oigan y algunos descerebrados piensen. Hay que ser descerebrado y tener muy poco sentido común para no querer ver más allá del brillo que emite el poderoso caballero y que, por lo visto, deslumbra a más de uno. ¡Qué suerte tengo! Suerte, porque el día que tuve que decidir qué hacer con mi vida no me movió otra cosa que mis propios intereses personales que nada tenían ni tienen que ver, por cierto, con ganar mucho dinero, tener el cochazo de turno, presumir ante mis amistades de mi último modelito ni darle envidia a nadie. Elegí mi carrera por pura y simple vocación (nada más y nada menos). Poca gente hay que pueda decir lo mismo. En cambio, ésa es precisamente la situación de los que nos dedicamos a enseñar latín y griego y dudo mucho, muchísimo, que haya muchos colectivos tan vocacionales como éste. Pura pasión por saber, pura vocación, muchas horas de trabajo dentro y fuera de las aulas a cambio de nada. O sí, a cambio de palos por parte de unos y de otros, a cambio de ir siempre justificándonos, a cambio de que nos mantengan en la cuerda floja e ir dando las gracias a los que intentan perdonarnos la vida. Lo peor de todo esto es que son precisamente los más necios _y entiéndase esta palabra en su sentido etimológico: del verbo latino nescio, no saber_ o sea, los que no saben, los que nunca han estudiado ninguna de las dos materias o no supieron aprovecharlas, los ignorantes, ellos son, digo, los que se permiten el lujo de poner en tela de juicio la pertinencia o no del estudio del latín y del griego (e incluso aquí hay que matizar: más bien del estudio del griego) «Dadle a un necio un poco de poder, o dejad que crea que lo tiene, y será el más tirano, el más engreído, el más prepotente, el más canalla»
En plena época tecnócrata, al inicio de una crisis económica mundial, provocada precisamente por los que dan más importancia al dinero que a cualquier otra cosa, los corruptos y sobornables, los que corrompen y sobornan, los arquitectos sin casas que construir, los «importantes», los que tienen profesiones que «salvan al mundo» han provocado, además, la entrada de esta increíble sociedad nuestra en una nueva
edad media. Una nueva edad oscura en la que, como en la antigua, la cultura, el desarrollo del espíritu crítico, el conocimiento de los clásicos, el saber por el saber y tantas otras cosas se ven anuladas, pisoteadas, ninguneadas para que los bárbaros de espíritu vean justificada su existencia. Una nueva edad oscura en la que, como en la antigua, el dinero está en manos de unos pocos, los pobres lo son cada vez más, y no interesa que la educación pública sea de calidad porque no interesa que la gente sepa pensar. Así, de esa manera, los que se puedan pagar una educación privada serán los únicos que, como sus propios padres y abuelos, tendrán acceso a los puestos de poder. Y ejercerán su poder sobre una masa ingente que no piensa, que no entiende y que sólo se preocupa de tener algo con que alimentarse (¿Nos convertiremos, así, en otro «eje del mal»? ¿No es ésa, acaso, la situación de muchos países?) Ése es el futuro que nos espera. Y esto gracias a las «brillantes» ideas de unos cuantos necios que están donde no deberían. «Brillantes» ideas que pasan por dar todavía más protagonismo al inglés y abrirle camino a otra lengua, -¡¡EL CHINO!!- que, aunque merece todos mis respetos, no tiene justificación alguna en la enseñanza media, obligatoria o no. Para ampliar conocimientos, para ampliar estudios hay otras instituciones a las que se puede acudir. La economía no puede ni debe ser una razón para ir alterando, a juicio del político de turno, las materias que deben impartirse: si dentro de x años es Afganistán (puestos a decir barbaridades…) la potencia económica mundial, ¿cambiamos el chino mandarín por el pashto, el dari o el uzbeco? ¿Alguien se ha parado a pensar en detrimento de qué se implantaría el chino? Porque, si se ha eliminado la optativa de Fundamentos léxicos y la de Referentes clásicos se abre a los compañeros de Historia, sólo queda por eliminar el griego (¿y el latín? ¿y reciclar a los de clásicas para que den el chino?) Todo esto es un cúmulo de despropósitos y parece una broma pesada... "

Leer el post completo en Hortus Hesperidum / Ὁ κῆπος Ἑσπερίδων

Con la intención de que el hecho sea difundido y conocido lo más posible dentro del mundo de la enseñanza, sigo esta meme y la traslado a otros compañeros para que le den igualmente la máxima difusión.

Las reglas son las siguientes:

- Subir la imagen del meme e incluir la fuente.
- Subir las reglas.
- Descargar el documento que se acompaña con el meme y enviarlo a las direcciones de los sindicatos y representante de la Consellería que aparecen en él.
- Firmar en el libro de recogida de firmas abierto al efecto.
- Elegir a cuatro personas para que continúen el meme.
- Avisarles dejando un comentario en su blog.