martes, 10 de marzo de 2009

EL PALIMPSESTO DE ARQUÍMEDES


Un palimpsesto es un manuscrito cuyo contenido ha sido borrado para ser reutilizado y sobreescribir sobre él un nuevo texto. El palimpsesto más conocido es el llamado Palimpsesto de Arquímedes.

Se trata de un libro que fue escrito en el siglo XIII por un escribano llamado Juan Myronas y que en lugar de usar pergaminos nuevos empleó las páginas de cinco libros para escribir oraciones y bendiciones sobre ellos, previo raspado y borrado de los antiguos textos.

A principios del siglo XX se descubriría que uno de los cinco libros reciclados se trataba de un trabajo único de Arquímedes. El filólogo danés Johan Ludvig Heiberg dio con él en 1906 trabajando en el Metokión, junto al Santo Sepulcro, en el barrio griego de Constantinopla. Durante 20 años estuvo investigando este palimpsesto y consiguió fotografiarlo contratando a un fotógrafo local. A partir de esas fotografías se pudieron conocer detalles de estos textos a pesar de los muchos espacios en blanco imposibles de discernir en aquella época. El 16 de julio de 1917 el descubrimiento de Heiberg se popularizó cuando The New York Times publicó la noticia. Se pudieron conocer así las únicas copias conocidas de dos de sus obras: Cuerpos flotantes y Método de los teoremas de mecánica. Con la Primera Guerra Mundial y tras la huida de los griegos de Constantinopla el libro se perdió aunque tras el conflicto bélico reapareció en manos de un coleccionista de París que aseguraba que su abuelo lo había comprado en Estambul (la antigua Constantinopla).

El manuscrito con los textos de Arquímedes fue probablemente copiado a finales del siglo X en Constantinopla y constaba de 94 folios. Increíblemente ha llegado hasta nuestros días a pesar de haber pasado por multitud de visicitudes, desde la Cuarta Cruzada en la que se saquea Constantinopla hasta el borrado de la tinta del texto con zumo de naranja por parte de un monje escribano para poder escribir oraciones. Una parte del texto iba a permanecer oculto bajo el lomo del nuevo libro. Durante los siguientes 600 años, el libro permaneció en el monasterio ortodoxo de Mar Saba, en el desierto de Judea, hasta que regresó a Constantinopla.

El principal problema que ocasionó este monje no fue, aunque parezca mentira, el borrado del texto sino que ha dificultado la reconstrucción porque cortó los folios en dos, giró cada hoja 90º para crear un nuevo folio más pequeño y, tras agruparlos sin un orden, procedió a escribir su libro.
En 1998 el libro fue subastado por Christie's en Nueva York y vendido por dos millones de dólares a Simon Finch, librero especialista en libros raros, aunque en realidad solo actuaría como intermediario de un empresario anónimo. Will Noel, conservador del departamento de manuscritos y libros raros del Museo Walters de Arte de Baltimore, contactó con el nuevo propietario y logró que se quedara allí para poder investigarlo.

La tecnología actual ha permitido descubrir nuevos textos en el Palimpsesto de Arquímedes. En 2002 se descubrió con nuevas técnicas de tratamiento de imágenes que en el palimpsesto también se albergaba el único manuscrito conocido de Hipérides, político ateniense del siglo IV antes de Cristo.

Ahora salta la noticia de que se han vuelto a descubrir sorprendentes textos en el Palimpsesto de Arquímedes (y de Hipérides). Usando la técnica de imagen multiespectral, que consiste en fotografiar cada pergamino en diferentes longitudes de onda para así poder realzar los textos ocultos, se ha conseguido encontrar un tercer texto en griego y que se trata de un comentario sobre las categorías del filósofo Aristóteles, que son la base del estudio de la lógica en la civilización occidental. Todo parece indicar que el autor de este comentario sea obra de Alejandro de Afrodisias, el más importante comentarista antiguo de Aristóteles.

Más información: