sábado, 12 de septiembre de 2009

THERIAKA Y ALEXIPHARMAKA DE NICANDRO

Bibliothèque nationale de France, París. Siglo X
El folio 2verso comprende tres figuras. Sobre las seis líneas de texto (versos 21-26 de las Theriaka), el ilustrador ha representado a Orión y un escorpión. Las imágenes se refieren al pasaje del poema de Nicandro que se encuentra en la página precedente y en el que se relata el origen del escorpión, creado por Artemis para castigar a Orión por su concupiscencia (versos 13-20).

Médico, poeta y gramático, Nicandro de Colofón vivió en el siglo II antes de nuestra era, en la corte de Atala III, rey de Pérgamo. Su Theriaka versa sobre las mordeduras de los animales salvajes, serpientes e insectos venenosos, y su Alexipharmaka, sobre otros venenos de origen vegetal y mineral, así como las precauciones que hay que tomar y los remedios propios para su curación. Sus fórmulas mágicas, que comprenden de 50 a 60 sustancias, fueron aumentadas por Mitrídates, sobre todo con opio y hierbas aromáticas, por Critón, el médico de Trajano, y muy especialmente por Andrómaco, el médico de Nerón.

Las obras que se conservan en el manuscrito parisino son dos poemas que pertenecen al género llamado didáctico, caracterizado por la presentación de un contenido científico hecho más accesible (y en cualquier caso más fácilmente memorizable) por su versificación. Los Theriaka son el conjunto de datos que es conveniente conocer para hacer frente a los envenenamientos debidos a las serpientes, escorpiones y demás animales, marinos, aéreos o terrestres, capaces de inocular un veneno por mordedura o por picadura. Estos datos pueden dividirse en tres categorías fundamentales: la descripción física y la etología de los animales venenosos, los síntomas de sus mordeduras y picaduras y, finalmente, los tratamientos para los envenenamientos.

Los Alexipharmaka, por su parte, están constituidos por 630 versos que tratan de los venenos absorbidos por vía oral (y ya no por vía intracutánea, como en los Theriaka). Estos venenos, en número de veintiuno, son de toda naturaleza, vegetales, animales y minerales. Su estudio se basa en la especificidad de las acciones tóxicas y, por lo tanto, de las terapias. Los Alexipharmaka están bien estructurados, con una sistemática división tripartita de la parte consagrada a cada uno de los venenos: descripción física de la solución en la que el veneno se mezclaba, cuadro clínico de los síntomas que siguen al envenenamiento y enumeración de las terapias específicas.

"Las miniaturas han contribuido ampliamente a la notoriedad de este manuscrito. No sólo es el único ejemplar ilustrado de la obra de Nicandro que ha llegado hasta nosotros, sino que las elegantes figuras humanas que acompañan las imágenes zoológicas y botánicas confieren al pequeño volumen su encanto específico y su originalidad. De los cuarenta y ocho folios que componen el códice, cuarenta incluyen miniaturas que ilustran los tratados consagrados a los venenos, así como a sus antídotos. De acuerdo con los usos antiguos, las imágenes sin marco ni borde ornamental interrumpen el texto. Siguen con bastante fidelidad la estructura general del poema, donde se mezclan descripciones de animales, recetas de antídotos a base de plantas o minerales y digresiones que evocan relatos mitológicos."

Grégoire Aslanoff (Autor del estudio iconográfico)