sábado, 26 de septiembre de 2009

HIPÓCRATES: JURAMENTO HIPOCRÁTICO



ΟΡΚΟΣ ΙΠΠΟΚΡΑΤΟΥΣ

ΟΜΝΥΜΙ Ἀπόλλωνα ἰατρὸν καὶ Ἀσκληπιὸν καὶ Ὑγείαν καὶ Πανάκειαν καὶ θεοὺς πάντας τε καὶ πάσας ἵστορας ποιούμενος ἐπιτελῆ ποιήσειν κατὰ δύναμιν καὶ κρίσιν ἐμὴν ὅρκον τόνδε καὶ συγγραφὴν τήνδε · ἡγήσασθαι τὸν διδάξαντά με τὴν τέχνην ταύτην ἴσα γενέταις ἐμοῖς, καὶ βίου κοινώσασθαι, καὶ χρεῶν χρῄζοντι μετάδοσιν ποιήσασθαι, και γένος τὸ ἐξ αὐτοῦ ἀδελφοῖς ἴσον ἐπικρίνειν ἄρρεσι, καὶ διδάξειν τὴν τέχνην ταύτην, ἄν χρηΐζωσι μανθάνειν, ἄνευ μισθοὺ καὶ ξυγγραφῆς · παραγγελλίας τε καὶ ἀκροάσεως καὶ τῆς λοιπῆς ἁπάσης μαθήσεως μετάδοσιν ποιήσασθαι υἱοῖς τε ἐμοῖς, καὶ τοῖς τοῦ ἐμὲ διδάξαντος, καὶ μαθηταῖς συγγεγραμένοις τε καὶ ὡρκισμένοις νόμῳ ἰατρικῳ, ἄλλῳ δὲ οὐδενί. διαιτήμασί τε χρήσομαι ἐπ᾿ ὠφελείᾳ καμνόντων κατὰ δύναμιν καὶ κρίσιν ἐμὴν, ἐπὶ δηλήσει δὲ καὶ ἀδικίᾳ εἴρξειν. οὐ δώσω δὲ οὐδὲ φάρμακον οὐδενὶ αἰτηθεὶς θανάσιμον, οὐδὲ ὑφηγήσομαι συμβουλίαν τοιαύτην · ὁμοίως δὲ οὐδὲ γυναικὶ πεσσὸν φθόριον δώσω. ἁγνὼς δὲ καὶ ὁσίως διατηρήσω βίον τὸν ἐμὸν καὶ τέχνην τὴν ἐμὴν. οὐ τεμῶ δὲ οὐδὲ μὴν λιθιώντας, ἐκχωρήσω δὲ ἐργαταῖς ἀνδράσι πράξεως τῆσδε. Εἰς οἰκίας δὲ ὁπόσας ἂν εἰσίω, εἰσελεύσομαι ἐπ᾿ ὠφελίᾳ καμνόντων, ἐκτὸς ὢν πάσης ἀδικίας ἑκουσίας καὶ φθορίας, τῆς τε ἄλλης καὶ ἀφροδισίων ἔργων ἐπὶ τε γυναικείων σωμάτων καὶ ἀνδρῶν, ἐλευθέρων καὶ δούλων. ἃ δ᾿ ἂν ἐν θεραπείᾳ ἢ ἰδῶ ἢ ἀκούσω, ἢ καὶ ἄνευ θεραπείας κατὰ βίον ἀνθρώπων, ἅ μὴ χρή ποτε ἐκλαλεῖθαι ἔξω, σιγήσομαι, ἄρρητα ἡγούμενος εἶναι τὰ τοιαῦτα. ὅρκον μὲν οὖν μοι τόνδε ἐπιτελῆ ποιοῦντι, καὶ μὴ συγχέοντι, εἴη ἐπαυρέσθαι καὶ βίου καὶ τέχνης δοξαζομένῳ παρὰ πᾶσιν ἀνθρώποις εἰς τὸν αἰεὶ χρόνον · παραβαίνοντι δὲ καὶ ἐπιορκοῦντι, τἀναντία τούτων.


JURAMENTO HIPOCRÁTICO


Juro por Apolo médico, Asclepio, Salud y Panacea poniendo por jueces a todos los dioses y diosas que cumpliré este juramento y compromiso según mis capacidades y criterio.

Consideraré como a un padre a aquel que me enseñó el oficio compartiendo con él ganancias y bienes, si así me lo pide. También consideraré a sus hijos como a hermanos y les enseñaré el oficio, si piden aprenderlo, sin sueldo ni matrícula.


Transmitiré mi enseñanza por medio de preceptos, clases magistrales y demás medios a mis hijos, a los del que me enseñó, y a alumnos matriculados y obligados con el juramento de la ley médica, pero a nadie más.


Me serviré de medios beneficiosos, según mi fuerza y criterio, para los enfermos, evitando aquellos inapropiados o nocivos. No suministraré ningún veneno si me lo piden ni aconsejaré su uso; así mismo, tampoco suministraré abortivos a las mujeres.

Llevaré una vida pura y virtuosa en lo relativo a mi oficio. No operaré a los enfermos de cálculos, dejándolo para los especialistas que se dedican a esta práctica. Siempre que entre en una casa será para beneficio de los enfermos, lejos de todo abuso e injusticia en general y en particular de actos sexuales con mujeres u hombres, libres y esclavos.

Todo lo que vea y escuche en lo relativo a aspectos privados durante o después de la práctica de mi oficio y que no sea honrado contar, lo callaré considerándolo secreto de profesión.

Y si cumplo este juramento y no lo rompo, que pueda disfrutar de mi oficio y sus recompensas entre el respeto de todos los hombres el resto de mi vida. Pero si lo rompo y resulto perjuro, que pase todo lo contrario.

Via: Aula de griego y ELLENIZO