sábado, 12 de febrero de 2011

LA EXPOSICIÓN ITINERANTE "ORO Y PLATA. LUJO Y DISTINCIÓN EN LA ANTIGÜEDAD HISPANA " RECALA EN PALENCIA

Tesoro de Mogón I (Villacarrillo, Jaén), Siglos II - I a. C. Foto: G.C.C.

ABC | 11 de febrero de 2011

La exposición itinerante "Oro y Plata. Lujo y distinción en la antigüedad hispana" recala en el Museo de Palencia con casi 300 piezas de orfebrería antigua peninsular, entre brazaletes, diademas, broches y vasijas, de los fondos del Museo Arqueológico Nacional, y entre ellas de Bodonal de la Sierra (Badajoz).

La muestra, surgida del interés del Museo Arqueológico Nacional por dar a conocer y poner en valor sus excepcionales colecciones de orfebrería antigua peninsular, ha llegado a Palencia de la mano del Ministerio de Cultura y permanecerá en el Museo de la ciudad hasta el próximo 3 de abril.

La subsecretaria del Ministerio de Cultura, Mercedes del Palacio, y el secretario general de la Consejería de Cultura y Turismo, José Rodríguez, han inaugurado hoy esta muestra, formada por casi 300 piezas agrupadas en siete ámbitos temáticos.

La exposición tiene un recorrido cronológico desde el Calcolítico hasta la época romana y pretende dar una visión completa e integradora de la evolución y diversidad del trabajo de los primeros orfebres hispanos.

Del Palacio ha destacado la "extraordinaria calidad" de esta exposición, que refleja la evolución de la orfebrería desde las antiguas civilizaciones hasta la época romana y las influencias estéticas y técnicas que han aportado las distintas culturas, especialmente la fenicia y la griega.

Una muestra formada por piezas "de excelencia" del Museo Arqueológico Nacional, entre las que destacan brazaletes de oro, diademas y objetos de plata encontrados en Córdoba, Badajoz, Alicante, Asturias o Jaén.

Diadema de Vega de Ribadeo (Asturias). Cultura Castreña. Siglos III - I a. C. Foto: G.C.C.

Así, algunas de las piezas más emblemáticas de la muestra son una pieza de El Viso (Cordoba), de la Edad de Bronce, varios brazaletes de oro del Bronce Final procedentes de Bélmez (Córdoba) y de Bodonal de la Sierra (Badajoz), los tesoros ibéricos de Mogón (Jaén) y Javea (Alicante), la diadema de Vega de Ribadeo (Asturias) o el conjunto romano de objetos de plata de Mengíbar (Jaén).

De Palencia y su provincia se puede destacar la magnífica fíbula de oro del Convento de las Filipenses y los brazaletes de plata encontrados en el Cerro de la Miranda.

Todas las piezas han sido seleccionadas por su calidad estética pero también por su capacidad para explicar la tecnología, el comportamiento y los gustos de las sociedades que poblaron la Península Ibérica desde la Prehistoria hasta la Romanización, ha explicado la comisaria de la muestra, Magdalena Barril.

"Hemos pretendido que la exposición no hable solo de oro y plata, sino de orfebrería en general y de cómo se usaban las piezas, lo que significaban, los intercambios comerciales y culturales que sellaban", ha precisado.